España apoya la Guerra de Independencia americana & Nueva York acoge a los españoles

España apoya la Guerra de Independencia americana & Nueva York acoge a los españoles
Los norteamericanos que lucharon por la independencia de 1763 a 1783 dependían de la ayuda militar, monedas de plata y enormes préstamos de Francia y España. España envió dinero y provisiones a través de comerciantes particulares,como Diego María de Gardoqui, de la compañía Gardoqui e Hijos de Bilbao.
 
Después de la Guerra de Independencia, agradecidos por su apoyo durante el conflicto y en reconocimiento del gobierno republicano de los Estados Unidos, los habitantes de Nueva York desarrollaron una nueva tolerancia hacia sus antiguos rivales y comenzaron a recibir abiertamente a los españoles. George Washington invitó a Gardoqui a presenciar de pie junto a él la ceremonia de su  toma de posesión como presidente en 1789. Algo aún más sorprendente fue la construcción de la primera iglesia católica de la ciudad—St. Peter’s en Barclay Street—por parte de la diminuta comunidad hispanohablante, con ayuda de fondos y arte de España y México. 

Dominick Lynch and Thomas Stoughton, Journal, 1783–88. New-York Historical Society. Después de la Independencia, los comerciantes europeos Dominick Lynch y Thomas Stoughton decidieron que Nueva York estaba lista para realizar comercio de importación y exportación con España. Mudándose de Brujas a Nueva York en 1783 antes que su socio, Stoughton creó nuevas redes pioneras de comercio con España y la América española, llevando en su diario la cuenta de sus gastos cotidianos y de complicados acuerdos de préstamos a través de tres continentes.
 
Utilizando con frecuencia navíos españoles tales como el Santa del Rosario, la compañía Lynch & Stoughton importaba limones, vino de Madeira, jerez, brandy y pasas desde España y el sur de Europa; asimismo, azúcar, café, plata y “madera nicaragüense" desde La Habana, Cartagena y América Central. Las exportaciones incluían harina y madera con destino a Dublín, Ámsterdam, Cádiz y las islas españolas y francesas del Caribe.
 
El transporte de las mercancías suponía muchos peligros, incluyendo el acoso de los piratas. En 1786, Stoughton y Lynch aseguraron el “cuerpo del capitán John Smith, jefe del barco Jenny” contra los ataques de “corsarios bárbaros” durante su viaje de Nueva York a Lisboa.
 
Stoughton también fungió como cónsul español en Nueva York de 1794 hasta por lo menos 1812, y sus parientes mantuvieron relaciones de negocios y de familia con España.
Dominick Lynch and Thomas Stoughton, Journal, 1783–88. New-York Historical Society.

Virgin of the Immaculate Conception, probably 18th century. Brooklyn Museum, Frank L. Babbott Fund, 42.384. La nueva tolerancia de los habitantes de Nueva York hacia los españoles se extendió también a los pocos católicos de la ciudad. Por un breve periodo bajo el mandato del Duque de York (que se convertiría en el Rey Jaime II en 1685), a los católicos locales se les permitió practicar su religión en público. Cuando el rey fue derrocado en 1688 esta práctica terminó y, hasta la independencia de los Estados Unidos, ser sacerdote estaba prohibido. Los “papistas” no podían votar y  el dominio protestante se reafirmaba por medio de periódicas protestas contra los partidarios del papa.
 
En 1785, algunos católicos prominentes como el ministro español Diego de Gardoqui y los comerciantes Dominick Lynch y Thomas Stoughton obtuvieron el permiso de la ciudad para construir la primera iglesia católica, St. Peter’s, en Barclay Street. La construcción fue financiada por el rey Carlos III de España, el arzobispo de la ciudad de México y el obispo de Puebla. El arzobispo también aportó un cuadro con el tema de la crucifixión, de José María Vallejo, que hasta hoy se mantiene en el altar mayor.
 
La Virgen del siglo XVII, que aparece aquí combinando elementos de las tradiciones artísticas españolas, hispanoamericanas y asiáticas, es el tipo de objeto religioso que los católicos de la ciudad ahora podían obtener libremente del mundo español.
Virgin of the Immaculate Conception, probably 18th century. Brooklyn Museum, Frank L. Babbott Fund, 42.384.

Dominick Lynch and Thomas Stoughton, Journal, 1783–88. New-York Historical Society. La iglesia de St. Peter’s, ubicada en 22 Barclay Street, fue construida en 1786 y remodelada a principio de la década de 1790. John McComb, Jr.—el futuro arquitecto del edificio de la alcaldía de Nueva York—creó este bello diseño para el concurso de la remodelación, aunque no tuvo éxito. La iglesia fue demolida y reemplazada en 1840 por el edificio estilo “renacimiento griego”, que existe hasta hoy y es considerado un monumento histórico de la ciudad de Nueva York. La iglesia por poco fue destruida durante los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.
 
John McComb, Front View of St. Peter's Church with the intended steeple, 1785. New-York Historical Society.
""