La Nueva York británica contra el Imperio español

En 1664, los ingleses arrebataron Nueva Ámsterdam a los holandeses y la rebautizaron como Nueva York. La ciudad se convirtió entonces en parte de un nuevo imperio en ciernes.
 
Al igual que los holandeses, los ingleses buscaban extender sus dominios a costa de los españoles; eran protestantes, y durante la mayor parte de su gobierno reprimieron el catolicismo en Nueva York. Compartían también una antipatía cultural hacia España (los holandeses habían luchado para librarse del yugo ibérico), tachando a sus rivales de bárbaros, déspotas y crueles. Y los habitantes de la Nueva York colonial, como los habitantes de la antigua Nueva Ámsterdam, absorbieron esa mezcla de miedos y prejuicios holandeses e ingleses contra los españoles, que llegó a conocerse con el nombre de la “leyenda negra”.

Bartolomé de las Casas, Regionum Indicarum per Hispanos olim devastatarum accuratissima descrptio: insertis figuris æneis ad vivum fabrefactis. Heidelbergae: typis Guilielmi VValteri acad. typogr. A.S., 1664. New-York Historical Society. La animosidad de los ingleses y holandeses contra los españoles fue atizada por acusaciones sobre las atrocidades cometidas en las conquistas españolas del Nuevo Mundo, tales como la Brevísima relación de la destrucción de las Indias (1552), escrita por el fraile dominico español Bartolomé de las Casas.
 
Los enemigos de España tradujeron y circularon el texto de las Casas, ilustrado con nuevos grabados de Theodor de Bry, y también distribuyeron imágenes incendiarias de la crueldad de los españoles hacia los holandeses. Esto fomentó la idea de que los españoles eran más violentos que otras naciones, creando la “leyenda negra”, que habría de dominar las actitudes con relación a España durante siglos.
Bartolomé de las Casas, RegionumIndicarum per Hispanos olim devastatarum accuratissima descrptio: insertis figuris æneis ad vivum fabrefactis. Heidelbergae: typis Guilielmi VValteri acad. typogr. A.S., 1664. New-York Historical Society.

Isaac Pinto, Prayers for Shabbath ... According to the Order of the Spanish and Portuguese Jews. New York: John Holt, 1766. New-York Historical Society. Aunque no se recibía abiertamente a los españoles en la Nueva York holandesa o inglesa, había ciertas excepciones. Luego de su expulsión de España en 1492, algunos judíos sefarditas de la península ibérica acabaron llegando a las posesiones holandesas en Brasil. En 1654, huyendo de ahí después de que el territorio fue capturado por los portugueses, 23 judíos buscaron asilo en la Nueva Ámsterdam holandesa, algo que Peter Stuyvesant les negó al principio. Cuando la comunidad sefardita de Ámsterdam (la cual incluía a bastantes inversionistas en la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales) intervino a su favor, se les permitió quedarse. La comunidad judía que se formó en Nueva York en el siglo XVII estableció la congregación sefardí de Shearith Israel, que sobrevive hasta nuestros días. 
Isaac Pinto, Prayers for Shabbath ... According to the Order of the Spanish and Portuguese Jews. New York: John Holt, 1766. New-York Historical Society.
""