La inmigración del mundo de habla hispana

Millones de inmigrantes de todo el mundo llegaron a la ciudad en las primeras décadas del siglo XX. Decenas de miles de ellos venían de España y de la América Latina, empujados por agitaciones económicas, políticas y militares, así como por circunstancias individuales.
 
El contingente más grande de tales inmigrantes procedía de Puerto Rico—o “Porto Rico” como fue rebautizada la isla por los Estados Unidos (un cambio que duró hasta 1932)—que se unió a los compatriotas isleños radicados en épocas anteriores. La proclamación del “Jones Act” en 1917 otorgó la ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños y facilitó su migración a las comunidades del continente. Hacia 1920 había 7,364 puertorriqueños en Nueva York, un número que crecería mucho más en la década siguiente.

Baseball used by Esteban Bellán, 1871. Courtesy of the National Baseball Hall of Fame and Museum, Cooperstown, NY. La compañía de barcos de vapor New York & Porto Rico Steamship Company—también conocida como la Porto Rico Line—comenzó a operar en 1890 llevando azúcar de los ingenios puertorriqueños a las refinerías de Nueva York. La compañía inició un servicio de pasajeros en 1896, y para 1909, los barcos iban y venían cada semana entre Nueva York y la isla. “Salidas cada sábado,” anunciaban los folletos.
 
Los turistas iban al sur para asolearse y relajarse. Los residentes de la isla iban al norte en busca de trabajos y formación educativa, muchas veces uniéndose a parientes que ya se habían radicado en la ciudad.
 
En 1917, los viajes duraban normalmente de 4 a 5 días. Antes de 1928, los barcos atracaban cerca de Brooklyn Heights, en el muelle 35; después los viajeros desembarcaban en el muelle 16, al lado de Wall Street.
Porto Rico Line memorabilia. José Rafael Méndez Archives.
""