El Paisaje Hispano: 1900–45

Después de la guerra Hispano-Cubano-Norteamericana, los españoles y latinoamericanos vinieron a Nueva York en números cada vez mayores, llegando a tener un impacto mayor en la ciudad. Sus comunidades y organizaciones sirvieron como portales a través de los cuales transitaban las influencias culturales y crisoles en los cuales se crearon formas culturales innovadoras a partir del cruce con instituciones y poblaciones metropolitanas.
 
La colonia hispana, para utilizar un término que entonces abarcaba a todas las comunidades de esa lengua, también se movilizó alrededor de asuntos de índole social y política. Durante la Guerra Civil Española (1936-39) los hispanos de Nueva York tomaron partido por ambos lados del conflicto. Para ello, debieron dejar atrás sus antiguos antagonismos nacionales, que venían de las luchas por la independencia del Imperio español. El resultado fue una comunidad hispanohablante más cohesiva, mejor preparadas para los desafíos de la posguerra.

Joaquín Torres-García (Uruguay, 1874–1949), New York Docks, 1920. Oil and gouache on cardboard. Yale University Art Gallery, Gift of Collection Société Anonyme. Nacido en Uruguay, Joaquín Torres García pasó muchos años en el extranjero. Estuvo en Nueva York de 1920 a 1922. En su trabajo de esta época, cuando se sintió cautivado por las “miles de formas nuevas en movimiento,” aparecen los edificios altos y los medios de transporte que conectaban a la “Ciudad de los negocios” con el resto del mundo. Su estilo moderno de expresión habría de tener más tarde una enorme influencia en América Latina.
Joaquín Torres-García (Uruguay, 1874–1949), New York Docks, 1920. Oil and gouache on cardboard. Yale University Art Gallery, Gift of Collection Société Anonyme.
""